Author Archive for

20
Nov
09

Racing Club de Avellaneda: La dimension de los lamentos

Racing es como la peor de las mujeres, un día es la razón de tu felicidad, podes pasar la eternidad adorando su compañía, y como un giro de 360 grados puede transformarse en una arpía que no dudaría ni un segundo en ver a uno sangrar y desaparecer. Eso es lo que representa al hincha de Racing el amor a su cuadro, una relación por demás enfermiza, extremadamente dolorosa y reconfortante dependiendo la situación.

Racing no siempre fue así, hubo tiempos en los cuales los laureles visitaban asiduamente la sede del club, pero hace ya más de treinta años que el primer campeón intercontinental camina por la vereda de las sombras. Lejos, muy lejos de sandeces esotéricas, como el mito de los siete gatos muertos enterrados en el campo del Presidente Perón, utilizadas como justificativo por el malogrado destino del club de Avellaneda.

Racing es víctima de su propia naturaleza, una naturaleza triunfalista que se adopto en las dos décadas más gloriosas del club (Años 50 y 60) y que no se pudo sostener en los setentas y ochentas, triunfalismos que conllevaron dirigencias que compulsivamente intentaron recuperar el oro de los años de gloria, sin contemplar la naturaleza esporádica del futbol, las épocas, las rachas.

 

 

Y dentro de la turbulencia, de los excesos y los apuros, de la desesperación por los éxitos, dentro de esa nube toxica comenzó el vaciamiento, sin piedad ni disimulo, Racing fue transformándose en un mendigo vestido de esmoquin. Los fracasos llegaron a su colmo con el descenso en 1983 y la desaparición civil en 1999, de poco sirvió la supercopa de 1988, si fue un golpe de efecto el gerenciamiento y el posterior torneo apertura 2001, quebrando 35 años de sinsabores locales.

Hoy, el presente propone desde el vamos una realidad distinta, aunque a más de un año del fin del gerenciamiento y su renacimiento como asociación civil, Racing continúa su penar. Inmerso en esta no tan reciente crisis de los grandes (Que aprovecharon clubes como Estudiantes, Vélez, Lanús, Huracán y más recientemente Banfield, para pasar al primer plano local, dejando atrás los años de hegemonía River-Boca) Racing continua desmantelado económica, institucional y futbolísticamente.

Racing es el vivo retrato de una lagrima, manteniéndose en el mejor de los casos en las oscuras aguas de la mitad de la tabla, lejos de luchar por un campeonato, lejos de proponer una regularidad condicionada por su carácter ya falaz de club grande, hoy Racing es firme candidato a perder la categoría, instancia que protagonizo en las últimas dos campañas y que seguramente padezca en el próximo torneo clausura.

 

 

En épocas de vacas flacas uno podía ver a jugadores como Lisandro López, Gastón Fernández, Mariano González, Juan Manuel Torres, Adrian Bastia, Sebastián Romero, Gustavo Cabral, Diego Milito, Claudio López, Rubén Capria, Roberto Pompei, Marcelo Delgado, Ángel Morales y los nombres siguen. De todos ellos, solo dos jugadores pudieron festejar un titulo en el club. Hoy, la gente de Racing se narcotiza con 3 piques al vacio de Pablo Luguercio, con la gambeta masturbatoria de Sebastián Grazzini (Que paso de jugar en la C1 de Italia a ser  “El Mágico”) y con las rusticas y limitadas incursiones de Lucas Aveldaño en la zaga central. Hoy solo el criterioso y discreto futbol de Claudio Yacob parece estar sobre lo mínimo requerido para un club grande, muy poco para un cuadro con tanta historia, y que lastimosamente la arrastra como un trapo de piso, sin respeto por la propia grandeza que se permitió perder. Herido por el presente, triste por lo que supo ser.

Anuncios



Los pases gol

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930